Matemáticas Método Singapur clases de física cálculo álgebra e inglés a domicilio y a distancia (video llamadas). Contacto: claudio hurtado. Email: clasesch@gmail.com. Teléfono Whatsapp : +569 99410328.

Portada del sitio > Colegios destacados > colegiorudolfsteiner.cl Método Waldorf colegio waldorf en chile colegio (...)

colegiorudolfsteiner.cl Método Waldorf colegio waldorf en chile colegio rudolf steiner. La Educación Prohibida

Miércoles 3 de octubre de 2012, por profeclaudio

"Nuestro mayor objetivo ha de ser desarrollar seres humanos libres que sean capaces por ellos mismos de impartir propósito y dirección a sus vidas"

RUDOLF STEINER

Colegio Rudolf Steiner

Pedagogía Método Waldorf

El currículo Waldorf se basa en la comprensión del desarrollo evolutivo del ser humano, desde la niñez a la primera juventud, teniendo en cuenta la progresiva aparición de capacidades vinculadas al ámbito del sentir, del querer y del pensar. Es decir, nuestra pedagogía busca educar la totalidad del niño, equilibrando el trabajo práctico con sus manos, con el progresivo desarrollo de la voluntad individual y de las capacidades intelectuales. Estos tres ámbitos se trabajan en el kínder, la básica y la media, con distintos énfasis y metodologías. En los primeros años del niño, por ejemplo, la manera de acercarse a los conocimientos se realiza a través del juego, la fantasía y la imaginación, incorporando paulatinamente el pensamiento abstracto, de modo de evitar la intelectualización precoz de los niños. La pedagogía Waldorf distingue distintos momentos anímicos en que se acentúa el desarrollo de diversas capacidades, basándose en el estudio de la biografía humana a partir de septenios (periodos de siete años).

La educación Waldorf sustenta su currículum en la concepción del ser humano como un ser espiritual, constituido por cuerpo, alma y espíritu. Por cuanto, esta pedagogía se propone, como un elemento central, cultivar la espiritualidad, los ritos, la devoción natural del niño, el respeto y admiración por los ciclos de la naturaleza, y del ser humano. El currículum, en los diferentes años de la básica, se adentra en un amplio recorrido por tradiciones religiosas y mitos de creación, sin privilegiar una sobre las otras. De este modo, respetamos el credo religioso que cada familia quiera darle a la formación de sus hijos.

Los distintos colegios Waldorf que existen en el mundo suscriben a este movimiento pedagógico creado por Rudolf Steiner, sin embargo, cada uno de ellos es autónomo, tomando sus propias decisiones pedagógicas y organizándose internamente de manera de responder a las distintas comunidades de niños, padres y profesores que las conforman. Rudolf Steiner, en una serie de conferencias y artículos, elaboró el currículum Waldorf, el cual ha sido recogido y trabajado por Tobias Richter (Plan de estudios de la Pedagogía Waldorf Steiner), Karl Stockmeyer (Currículum de Rudolf Steiner para las escuelas Waldorf) y Caroline Von Heydebrand (The curriculum of the first Waldorf School), entre otros. Este impulso pedagógico ha sido reconocido por la UNESCO.


La Educación Prohibida

Los invitamos a ver la película/documental La Educación Prohibida, la cual es el resultado de un trabajo de más de tres años, de dos realizadores argentinos. En ella, se muestran los diversos intentos educacionales que se realizan fuera del sistema educacional estatal en varios países sudamericanos, entre los que, naturalmente, nos encontramos nosotros, como Colegio Rudolf Steiner de Santiago de Chile.

"La Educación Prohibida", Estreno Mundial 13 de Agosto del 2012
Sitio Web Oficial: http://www.educacionprohibida.com
Mapa de Proyecciones Independientes: http://proyecciones.educacionprohibida.com/mapa/

Subtítulos de Youtube disponibles en Inglés, Portugués y Español.

Se permite y alienta la copia, modificación, adaptación, traducción y exhibición pública de esta película, siempre que no existan fines de lucro y se mantengan estas mismas condiciones. Copyleft 2012. La cultura se protege compartiéndola.

Licencia: Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0

Facebook: http://www.facebook.com/laeducacionprohibida
Twitter: @EdProhibida / #YoViLep

Sinopsis:
La escuela ha cumplido ya más de 200 años de existencia y es aun considerada la principal forma de acceso a la educación. Hoy en día, la escuela y la educación son conceptos ampliamente discutidos en foros académicos, políticas públicas, instituciones educativas, medios de comunicación y espacios de la sociedad civil.Desde su origen, la institución escolar ha estado caracterizada por estructuras y prácticas que hoy se consideran mayormente obsoletas y anacrónicas. Decimos que no acompañan las necesidades del Siglo XXI. Su principal falencia se encuentra en un diseño que no considera la naturaleza del aprendizaje, la libertad de elección o la importancia que tienen el amor y los vínculos humanos en el desarrollo individual y colectivo.

A partir de estas reflexiones críticas han surgido, a lo largo de los años, propuestas y prácticas que pensaron y piensan la educación de una forma diferente. "La Educación Prohibida" es una película documental que propone recuperar muchas de ellas, explorar sus ideas y visibilizar aquellas experiencias que se han atrevido a cambiar las estructuras del modelo educativo de la escuela tradicional.

Más de 90 entrevistas a educadores, académicos, profesionales, autores, madres y padres; un recorrido por 8 países de Iberoamérica pasando por 45 experiencias educativas no convencionales; más de 25.000 seguidores en las redes sociales antes de su estreno y un total de 704 coproductores que participaron en su financiación colectiva, convirtieron a "La Educación Prohibida" en un fenómeno único. Un proyecto totalmente independiente de una magnitud inédita, que da cuenta de la necesidad latente del crecimiento y surgimiento de nuevas formas de educación.

Si quieres que la peli esté en tu idioma podes ayudarnos a través de nuestra plataforma de traducción colaborativa, escribenos un mail a: traducciones@educacionprohibida.org

Sumate a: http://reevo.org


Colegio Rudolf Steiner
Método Waldorf

Educación por septenios

Uno de los pilares centrales de la Pedagogía Waldorf consiste en el estudio y comprensión del desarrollo de la biografía del ser humano. Nuestra pedagogía reconoce diversas etapas en la vida de una persona, que se van dando en ciclos de siete años, lo que denominamos los “Septenios”. Durante cada septenio, el ser humano presenta y desarrolla determinadas características, en donde van apareciendo necesidades y capacidades. En nuestra pedagogía es fundamental acompañar y respetar los tres primeros septenios, de modo que los niños y jóvenes puedan crecer y formarse desde ellos mismos.

Primer Septenio (0-7 años)

En esta etapa, el niño experimenta el mundo y aprenden principalmente a través de la actividad física y los efectos de los estímulos físicos. Así, el objetivo de la educación Waldorf en la primera infancia es nutrirlo a través de espacios físicos que conduzcan el aprendizaje, mediante la exploración y el juego. En este septenio, el niño aprende por imitación; todo lo que está a su alrededor lo absorbe y lo integra sin un filtro racional o consciente. Por este motivo, resulta imperioso propiciarle un entorno que le ofrezca adecuados ritmos y actividades con sentido real, respetando y valorando su infancia, para que a través de la imitación se estructure todo su ser.

Segundo Septenio (7-14 años)

En esta edad, el niño se interesa más en su entorno, surgiendo un genuino interés por experimentar a través de las diferentes materias y actividades. Asimismo, en estos años, aprende los hábitos que lo acompañarán en su vida adulta, gracias a lo cual en su interior se va desarrollando su parte anímica. La propuesta curricular reconoce en el Profesor/a de Curso a la autoridad que el niño sigue y por la que es conducido, idealmente, de primero a octavo básico. De esta manera, se busca establecer entre el profesor y el niño un vínculo que permita entender mejor la individualidad infanto-juvenil, de modo de poder acompañar, en un espacio de confianza, a los distintos alumnos en sus procesos y transformaciones.

Tercer Septenio (14-21 años)

Si en el segundo septenio el gesto pedagógico se centra en la relación entre el profesor/a y sus alumnos, en el tercer septenio se produce un gran cambio. Ya no hay un profesor de clase, sino muchos profesores que los acompañan desde sus diferentes especialidades. Nos interesa que los jóvenes puedan vivenciar las diferencias que existen entre las personas que les hacen clase, de modo que por medio de sus intereses puedan vincularse con los profesores con los que encuentran mayor empatía. Ahora deben encontrar sus propios desafíos y, en último término, su propia identidad. Nuestro norte, en esta etapa, busca conducir a los jóvenes hacia su autonomía como individuos libres, para que puedan situarse en el mundo como sujetos receptivos y conscientes de la época que les toca vivir.

En estas tres grandes etapas, podemos observar los primeros pasos en el desarrollo del ser humano: en un comienzo totalmente dependiente, pasando por un aprendizaje del mundo para, finalmente, transitar hacia su autonomía. La Pedagogía Waldorf, de este modo, se propone crear un espacio de aprendizaje para que cada niño y joven desarrolle sus propias capacidades.

¿Un colegio sin notas?

Al tiempo ya conocíamos los trucos, transmitidos de generación en generación. Se nos enseñaba a ser tramposos y aprendíamos rápido. En todas las pruebas había un ítem de identificación de personajes, que incluía puros personajes secundarios: mientras menos relevante fuera el personaje era mayor la posibilidad de que nos preguntaran por él, así que memorizábamos los nombres con resignación y también con la alegría de cultivar un puntaje seguro.

Alejandro Zambra

¿Un colegio sin notas?

Al tiempo ya conocíamos los trucos, transmitidos de generación en generación. Se nos enseñaba a ser tramposos y aprendíamos rápido. En todas las pruebas había un ítem de identificación de personajes, que incluía puros personajes secundarios: mientras menos relevante fuera el personaje era mayor la posibilidad de que nos preguntaran por él, así que memorizábamos los nombres con resignación y también con la alegría de cultivar un puntaje seguro.

Alejandro Zambra

En el contexto de la educación chilena, pensar en un colegio en donde no se pongan notas resulta extraño o incluso insólito. ¿Cómo evalúan? Suelen preguntarnos los padres que se acercan al colegio. Esta pregunta espontánea pone en evidencia una problemática central en el proceso pedagógico tradicional, que suele homologar dos conceptos disímiles como son evaluar y calificar. Si orientamos el aprendizaje hacia la obtención de buenas notas, instalamos en los niños y jóvenes algo que viene desde afuera y que los clasifica (porro, regular, mateo). Es decir, la calificación no opera solo sobre determinada tarea, sino también sobre el individuo en formación, influyendo en las dinámicas de aprendizaje y en las relaciones internas del grupo de alumnos(as). Asimismo, esta orientación al logro, al actuar de manera externa, sitúa a los alumnos(as) en una dinámica de intercambio (yo hago esto para obtener aquello), lo cual puede devenir en un deseo de completar una tarea, en vez de querer comprender y disfrutar las instancias de aprendizaje.

Por otra parte, un elemento no menor tiene ver con lo que subyace en las pruebas o exámenes que regularmente se dan a lo largo de la educación tradicional. En dicho paso por el colegio, se realizan entre mil y dos mil pruebas, en las cuales se evalúan a los estudiantes en diferentes áreas del conocimiento (química, lenguaje, idiomas), pero la idea de un examen es en general la misma. Sin embargo, lo que ignoramos de este proceso es lo que aprendemos al repetirlo mil veces en nuestra infancia y juventud. Miles de veces nos sometemos a una situación que nos dice que toda pregunta tiene una sola respuesta correcta, y que esa respuesta no la obtendremos por cuenta propia, sino que fue facilitada por un adulto. Mil veces experimentamos que nosotros no descubrimos conocimiento, sino que lo recibimos de otro, y que ese conocimiento es uno y absoluto, y que para ser exitosos debemos limitarnos a él. Estos aprendizajes tienen una enorme carga política y social, la cual es coherente con una forma particular de entender la vida, que no compartimos como educadores. ¿Queremos que nuestros alumnos aprendan que todo el conocimiento proviene del profesor, de otra persona? ¿Queremos que aprendan que toda pregunta tiene una sola respuesta correcta? ¿Queremos que aprendan a esperar sentados por esa respuesta?.

Nuestro enfoque pedagógico sitúa en el centro al alumno(a), abordando los distintos conocimientos (matemáticas, historia, literatura, biología, etc.) a partir de las etapas de desarrollo en que se encuentren. De este modo, tras tener una imagen de las necesidades de los distintos cursos, buscamos que los alumnos(as) se involucren con la realización de una tarea, participen por un deseo de aprender y vivencien experiencias satisfactorias de aprendizaje. Con lo cual, a lo largo del trabajo pedagógico, surja un involucramiento duradero con los conocimientos que se estén abordando. Al no calificarlos, damos espacio para que los niños(as) y jóvenes, con ciertas dificultades en alguna materia, puedan sentirse capaces de realizar un determinado trabajo desde sus destrezas y capacidades individuales.

Ahora bien, sigue quedando abierta la pregunta inicial: ¿cómo evalúan? La evaluación, al enfocar la instancia pedagógica en los alumnos(as) concretos que tenemos en la sala de clase, se vuelve un trabajo personalizado, en donde se evalúa el proceso de aprendizaje a través del contacto cotidiano con los estudiantes. Los profesores realizan una búsqueda individual, de intercambio con sus pares y en una comunicación constante con los padres, manteniéndolos informados y propiciando un vínculo de retroalimentación para, de este modo, poder evaluarlos y exigirlos según sus capacidades y necesidades. No hay notas, sin embargo, a diario se les exige por medio del trabajo en sus cuadernos de clase (lo que tradicionalmente se conoce como evaluación de portafolio), tareas, investigaciones, proyectos en la media, presentaciones de distintos tipos, realización de trabajos, informes de lectura, ensayos, entre otros. Asimismo, a fin de año, los distintos profesores realizan un informe sobre cada alumno(a), en el cual dan cuenta de su aprendizaje y transitar en su materia. No hay notas, pero hay niños(as) y jóvenes con las instancias para desarrollarse de sí mismos.

Colegio Rudolf Steiner

Antupiren 9591 | Fono (02) 2927585
Peñalolen | Santiago
www.colegiorudolfsteiner.cl
Contáctenos info@colegiorudolfsteiner.cl


terapia.cl centro de terapia del comportamiento

Servicios de apoyo privado a la educación en Chile:

www.clasesparticulares.cl (clasesparticulares matemática, física, inglés. Todos los niveles).

www.preuch.cl (preuniversitario personalizado, preparación psu matemática y psu física)

gmatchile.cl (clases y cursos preparación GMAT, GRE y SAT parte matemática)

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
  • Conectarse
Tu mensaje
  • En este formulario se pueden ingresar atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deja líneas vacías.